Como reemplazar la cerradura de una puerta

Para cualquier tipo de servicio ya sea de reparación o sustitución de algún elemento o dispositivo en el hogar siempre es importante contactar con un especialista en el oficio para que este se ocupe de forma profesional de la situación en cuestión, sin embargo, en el ámbito de la cerrajería es posible en ocasiones prescindir de la ayuda y asistencia profesional sobre todo cuando se trata de procedimientos muy sencillos y fáciles de ejecutar como lo es el cambio o reemplazo de cerraduras.

Actualmente son popularmente reconocidos las grandes desventajas que poseen las cerraduras tradicionales, las cuales con el pasar de años han aumentado su vulnerabilidad debido al desarrollo de nuevas técnicas y métodos para sabotear las mismas.

Ahora bien, cuando las personas deciden cambiar la cerradura tradicional de la puerta de su domicilio por un modelo más competente y moderno evidenciara que los nuevos, innovadores y altamente seguros modelos de cerraduras poseen un precio más elevado que el de un modelo tradicional, por lo que una forma de ahorrar dinero en el proceso de renovación de la cerradura de tu vivienda es ahorrar en la factura de instalación que te cobraría un cerrajero profesional e instalar por tus propios medios la nueva cerradura.

Comprar una nueva cerradura para la puerta

El primer paso con el que iniciaremos el proceso de reemplazo de la cerradura de nuestro hogar u oficina es comprar el nuevo modelo que sustituirá al antiguo y vulnerable ejemplar que posee instalado la puerta en cuestión. Aunque resulte obvio, vale la pena recalcar que no se debe bajo ninguna circunstancia desmontar la cerradura antigua y obsoleta de la puerta hasta que no se haya adquirido la nueva cerradura, ya que de lo contrario dejaremos completamente desprovista de seguridad la puerta de la vivienda y durante el proceso de compra de la cerradura pueden suscitarse eventos indeseados como los allanamientos ilícitos del hogar.

Algunas personas han cometido el error previamente mencionado puesto que desinstala la cerradura a reemplazar para poder llevar dicho elemento a una tienda especializada en cerrajería para que el personal de dicho negocio lo asesore en cuanto a las dimensiones que debe tener la cerradura que reemplazara a este ejemplar antiguo, sin embargo, como ya hemos mencionado esto no se debe hacer.

Ahora bien, si para el usuario es necesario tener algún tipo de prueba o información sobre la cerradura antigua que se va a reemplazar para poder comprar un nuevo modelo, para no realizar el contraproducente desmontaje de la cerradura se recomienda, por ejemplo, tomarle una fotografía a la misma de modo que mostremos dicha imagen al vendedor de la ferretería o al cerrajero que nos va a asesorar en la compra del nuevo modelo, aunque también es válido anotar el nombre de la marca y el modelo de la cerradura, el cual podemos encontrar en la caja de la misma o rotulados en la misma al quitar los embellecedores de la cerradura.

Para la compra de la nueva cerradura se recomienda optar por las marcas más respaldas del mercado y por aquellos modelos que brinden completa y absoluta protección contra el bumping, los taladros, ganzúas, palancas, etc.

El desmontaje de la antigua cerradura

Se inicia la desinstalación de la antigua cerradura con el desmontaje de los embellecedores de la misma y cualquier otro accesorio decorativo. Posteriormente, con la ayuda de un destornillador se van extrayendo cada uno de los tornillos de la cerradura iniciando por los que sostiene la manija de la misma, hasta concluir con el tornillo de gran longitud que fija el bombín de la cerradura.

Para retirar por completo el bombín se deberá introducir la llave de la cerradura y realizar un giro de alrededor de cuarenta y cinco grados lo cual liberará a este elemento y de esta forma habremos culminado con el desmontaje de la cerradura.

Instalar la cerradura en la puerta

Cuando ya se encuentre totalmente desinstalada la cerradura debemos proceder inmediatamente con la instalación de la recién adquirida cerradura, para ello debemos procurar colocar en la posición y dirección correcta la nueva cerradura, ya la posición anómala durante la instalación del bombín es uno de los principales determinantes que aumentan la vulnerabilidad de la cerradura.

Una vez que tengamos la cerradura en la posición ideal debemos fijarla en el hueco de la puerta con sus respectivos tornillos y para completar la instalación se añadirán los embellecedores de la cerradura procurando no causar daños con el uso del destornillador.

Comprobar la instalación de la cerradura

Antes de guardar las herramientas y dar por finalizado el cambio de cerradura, se debe examinar si la instalación de la cerradura ha sido exitosa y para ello se deben llevar a cabo una serie de pruebas rutinarias tales como probar abriendo y cerrando la puerta para comprobar la función adecuada de la nueva cerradura.

Las pruebas y las revisiones a la cerradura recién instalada deben hacerse por ambos lados de la cerradura, es decir tanto desde el exterior como desde el interior de la vivienda, de esta forma se pueden detectar posibles fallos que deberán ser solucionados de forma inmediata graduando y alineado la cerradura.

No puedo cambiar el bombín ¿Qué debo hacer?

Algunas cerraduras resultan realmente complejas de desinstalar o instalar, e igualmente, en ocasiones el deterioro de la antigua cerradura provoca que la misma se trabe en el orificio de la puerta y de esta forma sea imposible para el usuario retirar la misma. Para este tipo de situaciones es conveniente contar con el servicio de cambio de cerraduras de un profesional de la cerrajería quien podrá llevar a cabo los reemplazos difíciles de las cerraduras.

Consejos para reemplazar cerraduras

Una útil recomendación que te será de gran ayuda si vas a instalar por tu propia cuenta la nueva cerradura que reemplazara tu anterior ejemplar es comprar un modelo o estilo de cerradura que sea semejante con tu antigua cerradura en lo que respecta al tamaño y forma de la misma.

Por último, se recomienda evaluar durante el transcurso de los primeros días la funcionalidad y seguridad de la cerradura nueva para comprobar que la instalación realizada ha sido completamente exitosa y satisfactoria.